Junior Tech Lab: Moldeando el futuro en 3-D

En las últimas dos décadas, las fuerzas económicas, tecnológicas, demográficas y políticas han estimulado un cambio importante en el paisaje de aprendizaje y trabajo para los jóvenes. Estas circunstancias nos obligan a priorizar la integración del desarrollo de habilidades tecnológicas en las experiencias de desarrollo de los jóvenes a fin de prepararlos a mayores desafíos y responsabilidades futuras.

Facilitar la adquisición de herramientas tecnológicas por parte de los jóvenes mayores dirigido a los que recién empiezan su formación vocacional debe continuar siendo un objetivo principal de nosotros como comunidad, de los líderes en cada ciudad y de las organizaciones que rodean a los estudiantes.

En un mundo de cambios rápidos, los jóvenes necesitan una combinación adecuada de habilidades para prosperar, el acceso a la información está aumentando, y memorizar hechos es menos importante hoy que en el pasado, saber cómo hacer y para qué hacer, pensando en una meta de emprendimiento y progreso se hace urgente. Si bien las destrezas académicas siguen siendo importantes, no son suficientes para fomentar ciudadanos reflexivos, productivos y comprometidos. Los jóvenes en todas partes del mundo necesitan desarrollar una mayor variedad de habilidades para evaluar y aplicar el conocimiento de manera que satisfaga las nuevas demandas de nuestro cambiante panorama social y económico.

Habilidades como la comunicación, el trabajo en equipo, el pensamiento crítico y la flexibilidad siempre han sido importantes para el trabajo y la vida, pero serán más cruciales para las generaciones futuras y que se están educando bajo nuestro fuero en este momento. Los rápidos avances en la tecnología están transformando el mundo del trabajo. Para el 2020, se estima que 83 millones de trabajos en todo el mundo quedarán sin candidatos debido a la falta del desarrollo de nuevas prácticas y esta estadística en la que tanto la ONU y la Cepal coinciden afectará en mayor medida a los jóvenes que menos oportunidades tienen para acceder a campos tecnológicos.

Por lo tanto, iniciativas como el Junior Tech Lab busca un acercamiento a jóvenes en comunidades en compañía de mentores de su misma generación que ya están terminando sus etapas de formación profesional en áreas como ingenierías y el desarrollo de productos para el futuro.

El diseño, la programación y el moldeado en 3-D llevado a las aulas de clase, más allá de la teoría y permitiendo la práctica de los estudiantes de secundaria es una invitación de inclusión, un modelo para sembrar la inquietud de querer acercarse a carreras profesionales que les permitan a estos jóvenes convertirse en líderes que estén dispuestos a resolver los problemas que se presentarán dentro de sus comunidades en el futuro, pero además de tener la voluntad de querer hacerlo, que posean el conocimiento y las habilidades para llevarlo a cabo.

La implementación de este programa completó dos semanas en las que el entusiasmo, el asombro y la curiosidad han sido los engranajes de un motor que se encendió en la cabeza de los estudiantes del Liceo Católico, y de los colegios Juan Francisco Berbeo I.E.D, Rafael Bernal Jiménez I.E.D, Menorah, y Usaquén I.E.D.

Restan dos semanas en donde esta iniciativa llegará a los colegios Colegio Silveria Espinosa de Rendón I.E.D, Colegio Naciones Unidas I.E.D, Colegio Gustavo Morales I.E.D, Colegio Prado Veraniego I.E.D y Colegio Simón Bolívar I.E.D.

Junior Tech Lab es una iniciativa que se desarrolla en conjunto entre La Fundación Junior Achievement Colombia (Colombia Emprendedora), SAP, La Secretaría de Desarrollo Económico de Bogotá, Fused Form y el voluntariado de la Universidad Cooperativa de Colombia que busca acercar a los más jóvenes a tecnologías como la programación y el moldeado en 3-D.