Cómo fomentar el espíritu empresarial juvenil

"El pensamiento divergente no es lo mismo que el pensamiento creativo, sino que es una capacidad esencial para la creatividad". Sir Ken Robinson

En 2010, el experto en educación e innovación Sir Ken Robinson lanzó un cortometraje animado, titulado "Cambiando los paradigmas de la educación". En el video, Robinson argumenta que nuestro sistema educativo actual reprime y anestesia la creatividad mientras reduce la capacidad de pensamiento divergente.

Afirma con razón Sir Ken Robinson "El pensamiento divergente no es lo mismo que el pensamiento creativo, sino que es una capacidad esencial para la creatividad".

En lugar de desarrollar los dones naturales de la curiosidad y el pensamiento de alto nivel, el modelo de enseñanza tradicional que todavía utilizamos puede sofocar la creatividad, la innovación y el pensamiento divergente.

Desafortunadamente, para la mayoría, nuestro sistema escolar actual no se alinea con las necesidades de los estudiantes del siglo XXI o los rápidos cambios que vemos a nivel económico, social y global.

Muchos padres no están conscientes de la desalineación entre la educación y los trabajos desconocidos del mañana. La creencia común de obtener un trabajo justo después de la universidad ya no es cierta.

Si tiene un hijo pequeño o trabaja con niños, les dejamos algunas actividades que puede hacer para introducir las habilidades de emprendimiento temprano:

Fomente el pensamiento divergente: a través de discusiones informales, haga preguntas abiertas, trabaje en la resolución de problemas, comparta ideas y desarrolle experiencias de aprendizaje juntas. Enseñe a los niños a preguntar, investigar y pedir más información. Pídales que tomen nota de las cosas en sus vidas diarias. Por ejemplo, cuando ven un problema o se sienten frustrados por algo, pregúnteles cómo resolverían el problema o cómo mejorarlo. Deje que su hijo guíe, descubra y haga conexiones por sí mismo. Cuando se presente la oportunidad, practique el pensamiento divergente en el hogar.

Cree un espacio seguro para las ideas: es más probable que el pensamiento divergente prospere en un entorno seguro que dé la bienvenida a todo tipo de ideas, fomente la toma de riesgos y permita el fracaso. Los niños que se sienten seguros tienen más probabilidades de compartir ideas, salir de sus zonas de confort y asumir más desafíos. Fomente la expresión individual y fomente la creatividad mediante la creación de un espacio seguro para los jóvenes.

Ideas de desafío: anime a sus hijos a preguntar por qué hacemos las cosas de cierta manera. Enséñeles a mirar los problemas y encontrar varias soluciones. Cuando hacemos desafíos, nos obliga a comenzar a pensar en alternativas.

Aliente a los líderes: elogie a los niños por sus ideas únicas para resolver problemas y por tener la confianza para compartir sus soluciones. También puede referirse a sus ideas con nombres únicos como la "Solución de Lucía" o "Respuestas de Miguel".

Construya una caja de ideas: en muchos salones de clase en el mundo se mantienen cajas vacías para que los estudiantes dejen caer las notas con las ideas que se les ocurren, para que descubran cómo resolver un problema. Al final de la semana, se repasa juntos estas diversas ideas.

Puede crear una "Caja de ideas" en casa mientras para incluir a toda la familia. El uso de esta estrategia puede animar a todos a compartir nuevas empresas posibles, fomentar las habilidades de comunicación y crear confianza en un entorno de grupo.

Ofrezca experiencias valiosas: lleve a sus hijos a diferentes lugares y déjelos explorar. Preste atención a su curiosidad y guíelos hacia esos intereses. A medida que crecen, puede comenzar a ver pasiones nacidas de forma natural. Su creatividad e innovación pasarán a primer plano cuando participen en cosas que disfrutan haciendo.

Deje que los niños fracasen: y enséñeles cómo aprender de sus errores. Muéstreles cómo recuperarse, reflexione sobre lo que aprendieron y que siga adelante. El fracaso enseña a los niños a ser resistentes en cualquier situación, y es fundamental para desarrollar la confianza en uno mismo y una mentalidad saludable.

Educación financiera: las escuelas no enseñan educación financiera tanto como deberían. Enseñe desde temprana edad el manejo de dinero, deles metas y responsabilidades para administrar sus finanzas. Muéstreles la importancia de ahorrar e invertir. Abra una cuenta corriente o de ahorros con ellos. Si es posible, incentívelos a ahorrar dinero ofreciendo una contribución cada cierto tiempo.

Modele relaciones positivas: los empresarios comprenden la importancia de buscar y construir relaciones significativas. A la gente le gusta trabajar y comprar productos de aquellos que les gustan. Hable con sus hijos acerca de sus amistades y concéntrese en la importancia de la compasión, retribuir y escuchar.

25/04/2019