5 Beneficios de enseñar a los más jóvenes sobre el espíritu emprendedor

Los chicos que aprenden sobre negocios, valoran el dinero y tienen una mejor ética de trabajo.

Los empresarios y los que tienen emprendimientos entienden con facilidad la constante guerra que existe entre darle suficiente tiempo y energía a su negocio y pasar el tiempo suficiente con su familia. Sin embargo, no tiene que haber fricción entre el trabajo y la vida personal. De hecho, sus hijos pueden beneficiarse enormemente si los involucra en sus actividades.

Piense por un momento cuánto se hubiera beneficiado de haber estado expuesto al espíritu empresarial a una edad más temprana. Puede haber un tremendo valor en involucrarse en actividades empresariales durante sus años de formación, por lo que le estaría haciendo un favor a sus hijos para que participen. Aquí hay algunos beneficios potenciales que podrían obtener de la experiencia:

  1. Una mejor ética de trabajo

No debería sorprender que los niños pequeños desarrollen una mejor ética de trabajo cuando están rodeados por el espíritu empresarial. Esto sucede de dos maneras: Primero, experimentan operaciones de negocios de primera mano, ya sea archivando documentos y diligenciando formularios un chico comprenderá rápidamente el valor del trabajo duro si se le permite hacerlo.

En segundo lugar, y quizás más importante: Los niños desarrollan una ética de trabajo positiva cuando están expuestos a la suya. Hay algo poderoso en ver a un padre, la persona más influyente en su vida, trabajando duro como un estado normal de cosas, y eso carece la cultura actual.

  1. Entender el valor del dinero

Uno de los mayores beneficios de enseñar a sus hijos sobre el espíritu empresarial es que puede enseñarles que las cosas cuestan dinero y ese dinero cuesta esfuerzo, dedicación y disciplina hacerlo. Algunos niños pueden llegar a creer que el dinero crece en los árboles, pero los niños que están expuestos a las operaciones comerciales entienden realmente el ciclo de la riqueza.

"Lo que más me ayudó fue que siempre ganaba mi propio dinero de alguna manera, más o menos desde que tenía 10 años", dice Fiona Kirkpatrick Parsons, una profesional de mercadotecnia que se benefició de estar expuesta al espíritu empresarial desde una edad temprana. “El mensaje que recibí de niño era: si quieres algo, tienes que ocuparte y descubrir cómo hacerlo por ti mismo. En realidad, nunca esperé que mis padres proporcionaran más que lo básico. Aprender la autosuficiencia, confiar en tu creatividad y desarrollar coraje es un gran regalo".

  1. Pensamiento creativo

Iniciar y expandir un negocio no es fácil, los problemas surgen inevitablemente, y depende de usted arreglarlos y mantener a la empresa en la dirección correcta. En lugar de ocultar los desafíos e incluso los contratiempos de sus hijos, debe exponerlos directamente a lo que está sucediendo. No solo será de ayuda su empresa, sino que también les mostrará cómo se ve pensar creativamente y cómo se solucionan problemas que involucran el sostenimiento de un negocio o un hogar.

  1. Mejora de las habilidades interpersonales

Ciertos niños son extrovertidos y sociables, pero la mayoría de los niños pequeños tienden a ser tímidos cuando se enfrentan a la interacción con adultos o personas con las que no están familiarizados.

La belleza de trabajar en una pequeña empresa es que debe interactuar con personas desconocidas a diario. Esto fomentará significativamente las de interacción hacia la gente de un niño y, en la mayoría de los casos, lo convertirá en un mejor empresario en el futuro.

  1. Establecimiento de objetivos

El valor de establecer y alcanzar metas no es algo que se registre fácilmente con muchos niños, ya saben, los pequeños son conocidos por comenzar algo y luego cambiar de actividad sin terminarlo. En algún lugar entre la emoción de embarcarse en una aventura y el placer de llegar al producto terminado, el niño promedio se aburre y pierde el sentido de su propósito. Afortunadamente, las investigaciones muestran que la conversación e interacción regulares entre padres e hijos sobre la realidad ayuda a dar forma a la "socialización académica" de un niño.

Como resultado, los más jóvenes están más capacitados para establecer conexiones entre sus comportamientos actuales y los objetivos futuros. Por lo tanto, si pasa más tiempo con sus hijos en un entorno empresarial, donde los objetivos son claros y se desarrollan y siguen constantemente cursos de acción para alcanzar esos objetivos, puede acelerar la tasa de socialización académica y darle a su hijo una ventaja para el futuro.

Haga que sus hijos se involucren

El desafío al que se enfrentan muchos emprendedores es encontrar formas apropiadas para involucrar a sus hijos. Los niños muy pequeños, obviamente, no pueden recibir muchas tareas complejas y constructivas, pero pueden beneficiarse de solo estar cerca de usted y sentirse como si hicieran parte de todo.

A medida que crecen, puede darles más responsabilidad e incluso comenzar a prepararlos para ingresar al negocio, si eso es algo que usted y ellos desean. Sin embargo, no necesita un plan maestro, la mejor educación que puede brindar a sus hijos simplemente implica exponerlos a los deberes que realiza diariamente. Esto les proporcionará habilidades para la vida que muchos de s sus compañeros no encontrarán en los próximos años.